Quienes somos | Financiamiento | Contacto y Preguntas | Ligas de Interés
 
Jueves 13 de Diciembre 2018
Inicio - Grupo Balsas Area de Trabajo Enfoque  Lineas de Accion Proyectos Realizados Ejidos y Comunidades Empresa Social Monitoreo Comunitario Acervo
Grupo Balsas Area de Trabajo Enfoque Lineas de Accion

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Ejidos y Comunidades Empresa Social Monitoreo Comunitario Acervo
 

 

 

Desarrollo territorial y complejidad:El Grupo Balsas A.C. construye su modelo de intervención con base en las premisas del pensamiento complejo aplicado a la problemática del desarrollo en territorios rezagados. La complejidad es un paradigma en construcción que ha tomado impulso en el nuevo siglo para entender y comprender la realidad  y actuar sobre ella, en el marco de tramas intimas de componentes e interacciones que resultan en altos niveles de incertidumbre Este marco nos permite indagar y entender las interacciones complejas existentes que están implicadas en las dinámica del desarrollo civilizatorio. Pero sobre todo, da un soporte científico para diseñar estrategias de intervención adaptables y flexibles, acompañadas de procedimientos para detectar, monitorear y evaluar los cambios ocurridos en respuesta a los estímulos y restricciones externos, o a cambios estructurales internos ocurridos en los sistemas. La aplicación de este enfoque al “mundo real” conlleva un conjunto de conceptos y metodologías que de manera esquemática hemos integrado en el mapa conceptual siguiente para representar “la realidad” sobre la que intervenimos.


ambitos de trabajo.png

-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o

Acoplamiento sociedad-naturaleza:
entendemos que el medio rural, cualquiera sea este,   muestra un acoplamiento intenso e íntimo entre las comunidades humanas, la naturaleza y el espacio geográfico que éstas ocupan. Este acoplamiento está dado por fuertes interacciones entre los componentes históricos, culturales y naturales que resultan en unidades funcionales organizadas. Por ello, las unidades agrarias (llamadas “ejidos” en México) y comunidades rurales en cualquier parte pueden ser concebidos como unidades eco-sociales o sistemas socio-ecológicos complejos que operan en territorios locales. Desde esta visión funcional y territorial, debe, entonces, construirse caminos para el desarrollo sustentable. Para poder intervenir sobre estas unidades complejas, en el caso de las comunidades rurales de México, hemos delimitado 5 ámbitos de la vida rural comunitaria, que son el ámbito de las instituciones locales que abarca la vida comunitaria institucional es decir que involucra la construcción de normas y acuerdos internos;  el ámbito del manejo territorial donde se ubican los intereses y acciones sobre el territorio común y compartido como los paisajes, los recursos naturales, el uso de la tierra, la biodiversidad y el agua; un tercer ámbito del asentamiento comunitario donde transcurre la mayor parte de la vida cotidiana de las personas; el ámbito de las actividades productivas donde se ubica aquellos intereses relacionados a la producción agropecuaria y el ámbito de la empresa social donde se articula la producción y agregado de valor, con el mercado. Estos ámbitos permiten concebir el sistema integrado pero también permite su abordaje en dominios más delimitados, y por ello mas entendibles.

-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-

Múltiples escalas territoriales y niveles de organización: los ejidos y comunidades rurales no son unidades aisladas, sino que están embebidas en unidades administrativas como los municipios. Estos a su vez son parte de áreas mayores con rasgos comunes (culturales, institucionales, históricos, etc.) a las cuales podemos nombrar regiones o micro-regiones, y a en términos administrativos son parte de estados o provincias. Además, el espacio geográfico también puede ser reconocido como cuencas hidrográficas, que son áreas de la superficie que concentran el movimiento del agua. hacia el interior del  ejido y la comunidad hay componentes particulares como localidades, grupos, sectores y familias, los cuales se pueden a su vez re-organizar en otras instituciones locales como las cooperativas para desarrollar a actividades económicas. Todos estos niveles de organización y escalas son considerados en nuestro modelo de intervención, dado que entre todos ellos existen vínculos y relaciones que repercuten los unos en los otros. Un esquema de niveles y escalas territoriales en el cual se basa el trabajo del Grupo Balsas es el siguiente:

trabajo

-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-

Manejo Adaptativo: es un marco metodológico para conducir acciones sobre la realidad compleja, con rigor científico y sistematicidad,  pero también con la suficiente flexibilidad para aceptar diferentes visiones de la realidad y para adaptarse a cambios e incertidumbre. El manejo adaptativo también es referido como “aprender – haciendo”, porque su aplicación completa permite generar aprendizaje significativo de la realidad compleja, así como de las relaciones con el problema de interés. Es decir, este ciclo produce nuevas propiedades en el grupo social que lo aplica. El Grupo Balsas A.C. aplica el manejo adaptativo junto con las comunidades con las cuales trabaja y en espacios inter-sectoriales, como guía permanente de su estrategia de intervención sobre la región del trabajo. En nuestro caso, hemos estructurado un ciclo en 6 pasos que se suceden en ciclos continuos. Su aplicación ha generado importantes cambios, en especial en el aprendizaje colectivo y en la calidad de los procesos de toma de decisiones.

manejo adaptaivo simple.png

FASE 1 –Construcción de visión: La primera Fase es la construcción de una visión común en la comunidad y otros actores externos en torno a los problemas intrínsecos de la comunidad y la región. Esta fase incluye la definición de reglas de trabajo y formulación de deseos y expectativas. Es fundamental para dar claridad a la intención del trabajo del grupo externo, y propiciar el acercamiento de visiones dentro de la misma comunidad.

FASE 2 - Diagnostico incluyente: consistente en la formulación de un diagnostico situacional de la unidad de intervención (ejido, cooperativa, unión de cooperativas, etc.) el cual debe ser alimentado por múltiples perspectivas, tanto aquellas de los propis actores locales (“desde adentro”), como aquellas de los actores externos (“desde afuera”). La construcción de un diagnostico requiere reconocer las características de la situación (¿cómo es?), y además reconocer las causas (por qué es así?). Esta fase incluye la realización de recorridos de campo con todos los interesados, la obtención de datos cuantitativos que ilustren la magnitud de los problemas existentes, talleres de evaluación rural participativa, mapeo participativo, construcción de redes causales y mapas cognitivos, entrevistas a profundidad a informantes clave, captura de historias y narrativas, reuniones con sectores dentro de la comunidad (mujeres, ganaderos, pescadores, etc.), y análisis de datos estadísticos y geográficos existentes. El diagnóstico resultante debe ser formulado y volcado en espacios amplios de participación comunitaria, para identificar problemas comunes y particulares en torno a los territorios ejidales y sus habitantes.
FASE 3 - Planeación colaborativa: está basada en la ubicación de un menú de soluciones alternativas y posibles al problema derivado del diagnóstico. Se requiere movilizar información actualizada para la identificación de soluciones potenciales, y crear nuevas capacidades para el proceso de planeación por la comunidad. La planeación conlleva la construcción de una visión compartida de un futuro o meta deseado y por ello es una fase de negociación y toma de decisiones. La planeación es una construcción social y como tal un proceso que demanda tiempo de calidad para decidir cursos de acción colectiva.


FASE 4 - Implementación colectiva de acciones: una vez establecidos los cursos de acción para la resolución del problema, se da lugar a la fase de implementación de acciones. Esta fase estimula los principios de trabajo en grupo, la coordinación, compromiso individual en un contexto colectivo, y la construcción de lazos solidarios; con el fin de alcanzar las metas establecidas, superando aun errores, obstáculos y dificultades inesperados. Se estimula la evaluación continua de corto plazo para la aplicación de acciones correctivas, maximizando la capacidad de adaptación a lo incierto e inesperado. Se requiere crear habilidades administrativas para el uso transparente de recursos financieros comunes dirigidos a implementación de las acciones

FASE 5 - Seguimiento crítico (monitoreo): la fase de monitoreo es la obtención regular de resultados, una vez que las acciones fueron concluidas. Es una fase crucial en la metodología del manejo adaptativo, pues permite reconocer si la solución al problema inicial fue alcanzada. Es una fase pocas veces implementada por el costo y requisitos operativos implicados. Por ello es sustancial desarrollar habilidades internas en las comunidades para que se apropien de la cultura del monitoreo como garantía de aprendizaje para avanzar en la resolución local de sus propios problemas. Se requieren identificar indicadores que den cuenta de los cambios ocurridos. Los procedimientos y la cultura del monitoreo se afina con el tiempo y la disposición a revisar de manera critica los resultados de las acciones realizadas.

FASE 6 - Evaluación integral: la fase de evaluación final de cada ciclo es concebida como un paso necesario para alcanzar el aprendizaje social, revisar errores y aciertos, y reformular el problema inicial, así como para establecer nuevos elementos diagnósticos. Esta fase es fundamental para ampliar la participación de la comunidad en nuevos ciclos de trabajo, y mirar los problemas con cara al futuro de manera optimista, reforzando la confianza en la capacidad de resolver problemas comunes mediante acciones locales planificadas. El monitoreo (Fase 5) y la evaluación (Fase 6) son dos fases pocas veces implementadas en los proyectos de desarrollo, tanto por los equipos externos como por las comunidades y por las agencias de apoyo. Por ello, su aplicación debe estimularse tanto en ciclos cortos de trabajo (pequeñas acciones), como en ciclos largos (conjunto de actividades), de modo de introducir a todos los niveles en la dinámica propuesta por la metodología del manejo adaptativo.

-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-

Marco ético para los procedimientos de intervención: el Grupo Balsas A.C. ha adoptado un conjunto de premisas éticas y de procedimientos que guían el modelo de intervención, que se resumen en las siguientes premisas: 

  1. La labor del grupo externo es acompañar, facilitar  y orientar el desahogo de los intereses e inquietudes de los actores locales en forma de objetivos y metas bien formulados. Asimismo, debe movilizar información relevante a los temas locales, sugerir y proponer caminos de acción mediante procedimientos técnicamente adecuados para alcanzarlos, plasmar los deseos comunes en proyectos concretos y viables, y gestionar fondos para su desarrollo. El grupo externo propugnara que estas funciones sean reemplazadas por fuerzas internas del sistema, para lo cual propiciara la rápida y eficiente construcción de capacidades locales, lo cual se convierte entonces en un objetivo omnipresente.
  2. El grupo externo debe actuar con respeto absoluto por las instituciones locales, mostrado esto en el trato horizontal y de pares, el acatamiento a la autoridad democráticamente elegida, la decisión conjunta de cualquier acción o involucramiento, la transparencia informativa y la atención de los temas sensibles a los actores locales, sin manipular ni contaminar con sesgos sectoriales, sus intervenciones.
  3. El grupo externo debe facilitar y hacer disponible información técnica actualizada, confiable y de vanguardia que propugne la toma de decisiones informada sobre los temas trascendentes para el alcance de las metas propuestas.
  4. El grupo facilitador debe ser sensible al uso de diversos formatos para comunicar información de manera transparente y ágil, con materiales accesibles a todas y todos para  impulsar procesos de aprendizaje colectivo y crecimiento individual de las personas que faciliten las discusiones y debates democráticos en torno a los temas críticos de interés local.
  5. El grupo externo junto con los actores locales deben adquirir y practicar procedimientos de autocritica y evaluación continua y sistemática luego de acciones y actividades individuales, o metas particulares propuestas, con el fin de detectar errores y aprender de los resultados.
  6. El grupo externo debe formular hipótesis o respuestas esperadas ANTES de realizar acciones o intervenciones, con el fin de aumentar sus bases en el  entendimiento del sistema y sobre todoanticiparse a efectos no deseados.

-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-

 
Grupo Balsas A.C 2011 | José Nicolás de Michelena #41-B, Morelia, Mich.   Contacto +52 (443) 2.74.39.12