Quienes somos | Financiamiento | Contacto y Preguntas | Ligas de Interés
 
Martes 18 de Septiembre 2018
Inicio - Grupo Balsas Area de Trabajo Enfoque  Lineas de Accion Proyectos Realizados Ejidos y Comunidades Empresa Social Monitoreo Comunitario Acervo
Grupo Balsas Area de Trabajo Enfoque Lineas de Accion

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Ejidos y Comunidades Empresa Social Monitoreo Comunitario Acervo
 

EJIDOS Y COMUNIDADES

El Grupo Balsas AC realiza su labor en unidades agrarias (ejidos) ubicadas en los Municipios de La Huacana y Churumuco en el Estado de Michoacán (México), las cuales se han ido integrando a los proyectos propuestos e impulsados por nuestra organización desde el año 2003. Estos ejidos son representativos de la cultura de la Tierra Caliente de Michoacán aunque cada uno tiene características particulares en sus territorios y en sus rasgos sociales, que les dan identidad y los distinguen dentro del área.

Ejido Cayaco: es un ejido con una superficie mayor a 5000 hectáreas con amplias laderas con selvas bajas, barrancas con selva mediana, pastizales y áreas de cultivo principalmente de flor de jamaica y maíz. El ejido fue dotado para 89 ejidatarios, si bien actualmente quedan alrededor de 55 ejidatarios activos, los cuales habitan con sus familias en pequeños poblados dispersos en las localidades de San José Cayaco (73 viviendas), La Galera (36 viviendas), Las Higueras (10 viviendas), La Peña (9 viviendas), y La Palmita de Cayaco (2 viviendas), dentro de sus límites territoriales.

Las tierras ejidales fueron parte de la Ex Hacienda de Cayaco, de la cual aún quedan restos de lo que fue la casa grande, que hoy es utilizada para las reuniones comunitarias. A pesar de la gran dispersión de los ejidatarios, la comunidad ha logrado revitalizar su organización interna. Desde hace ya varios años sostiene reuniones mensuales regulares en las que participan ejidatarios, mujeres y jóvenes de las diferentes localidades. El principal trabajo conjunto ha sido lograr el mejor aprovechamiento del agua para las diferentes necesidades (uso humano, ganado, riego) y la mejora de la infra-estructura familiar para el manejo del agua en la vivienda. La comunidad ha participado en diferentes actividades de capacitación y viajes de intercambio de experiencias comunitarias. Cuenta con técnicos comunitarios activos que colaboran en la organización interna y en la administración de los proyectos en los cuales el ejido participa.  

 

Ejido El Capirito: es un ejido de pequeña extensión (1200 hectáreas) dotado para 26 ejidatarios que habitan en la localidad de Capire de Oropeo la cual cuenta con 50 viviendas. La mayor parte de la superficie ejidal está ocupada por cerros y lomeríos, cubiertos de selva baja caducifolia y pastizales.

La particularidad del ejido El Capirito es la existencia de manantiales de agua salobre que afloran en una pequeña planicie de inundación sobre la ribera del Arroyo San Pedro Jorullo, donde está instalado el poblado. La comunidad ha trabajado desde el año 2006 en diversos proyectos, incluido el ordenamiento del área de manantiales para hacer un uso óptimo y consciente de estos manantiales. Luego de mucho trabajo comunitario, el área cuenta con un sector circulado donde se cuida la vegetación arbórea y áreas destinadas a dar agua al ganado. También han construido  lavaderos de ropa comunitarios para evitar la contaminación de los manantiales con jabón y detergentes. Los pobladores cuentan con una fuerte tradición ganadera y por ello las mujeres saben realizar excelentes preparaciones de quesos regionales como el famoso queso de rancho, el requesón y la panela fresca. Asimismo, son excelentes productores de jamaica y ajonjolí, los cuales cultivan bajo un modelo orgánico, contando con la certificación internacional. Si bien son pocos ejidatarios, el ejido, mantiene una organización robusta y activa. Además, la mayoría de los ejidatarios son parte de la Cooperativa Capirito-Las Anonas que suma a mujeres y jóvenes con el fin de mejorar su bienestar e insertar su actividad económica para mejorar el empleo y el ingreso. Su Cooperativa es parte de la Unión Regional de cooperativas Arroyo San Pedro Jorullo, con quienes suman esfuerzos para sacar a su región adelante. La comunidad es aficionada a las actividades taurinas y al baile en tabla, y cuenta con músicos en su comunidad que amenizan la gran cantidad de fiestas comunitarias que realizan.

 

Ejido Guadalupe Oropeo: cuenta con un territorio de más de 4500 hectáreas. El ejido fue dotado para 87 ejidatarios que habitan en 3 localidades: Las Cruces con 93 viviendas, Guadalupe Oropeo con 113 viviendas y Hacienda Vieja con 195 viviendas (INEGI, 2010).

Los ejidatarios han mostrado un alto nivel de organización y coordinación, han formado 2 cooperativas que actualmente activan la economía en sus tres localidades. La cooperativa “Guadalupe Oropeo” en la actualidad acopia y vende jamaica y ajonjolí orgánico y forma parte de la Unión Regional de Cooperativas “Arroyo San Pedro Jorullo” y la cooperativa “Pescadores de Guadalupe Oropeo” acopia y vende diversos productos pesqueros en localidades cercanos. Además han atendido su problemática sobre escases de agua ejecutando diferentes proyectos para mejorar el uso y aprovechamiento del recurso natural y han sido anfitriones en 3 ocasiones para celebrar el evento del “Día Mundial del Agua”.

 

Ejido Los Copales: es un pequeño ejido con no más de 900 ha, integrado por 30 ejidatarios legalmente constituidos de los cuales 20 son ejidatarios activos, es decir, dan seguimiento al funcionamiento y necesidades del ejido. Los ejidatarios se encuentran organizados en dos grupos principalmente: 22 ejidatarios ubican sus potreros en el sector conocido como “Mesa de Panchilingo” y  8  ejidatarios en el sector “Canalitos”.

La mayoría de los ejidatarios se dedican a la actividad ganadera y en este sentido se han organizado para ejecutar proyectos que resuelvan su principal problema: la falta de agua en los potreros. En el 2009 iniciaron atendiendo este problema en la Mesa de Panchilingo, la obra realizada resultó de alta dificultad principalmente por la falta de una fuente de agua cercana. Actualmente los 22 ejidatarios ubicados en la Mesa de Panchilingo tienen agua para mantener las zonas de pastoreo. El sector Canalitos tiene características  (topografía escarpada, la falta de agua de acceso común y la ubicación distante entre los potreros) que han dificultan ubicar una solución común. La construcción de pilas, la adquisición de tinacos  y la construcción de una presa rústica han dado solución en cierta medida el problema.

 

Ejido David C Manjarrez: es un ejido con 1335 ha, integrado por 46 ejidatarios de los cuales 25 ejidatarios se mantienen activos, los ejidatarios ubican sus viviendas en 3 localidades: El Terrero (David C de Manjarrez) con 57 viviendas, La Coruca con 91 viviendas y La Lajita con 7 viviendas (INEGI, 2010).

El ejido ha mostrado un fuerte interés por proteger sus fuentes de agua y por abastecer de agua a sus viviendas para lo cual han realizado diferentes obras y acciones. En la localidad de David C Manjarrez su esfuerzo se ha concentrado en abastecer de agua a su poblado con la construcción de cajas de captación de agua y la instalación de la línea de conducción desde su manantial hasta el depósito comunitario. Además en el 2011 reforestaron con plantas nativas de la región. En la localidad La Coruca realizaron acuerdos y mejoras para el aprovechamiento de sus fuentes de agua para uso doméstico principalmente, incluido un análisis físico-químico y bactereológico al  manantial que abastece al poblado. También atendieron la falta de cobertura vegetal reforestando con plantas nativas y finalmente en la localidad de La Lajita protegieron las norias que abastecen a la comunidad y avanzaron con algunas acciones que tienen que ver con el equipo para conducir el agua a las viviendas.

 

Ejido Sinagua: cuenta con un extensión de 3500 ha. asignada a 60 ejidatarios  que habitan en la localidad de Sinagua (Rancho Nuevo) que cuenta con 220 viviendas (INEGI, 2010).

La comunidad cuenta con un alto nivel de organización, se reúnen cada semana o cada quince días para tratar diversos temas.
Uno de los principales problemas que enfrenta la comunidad es la falta de humedad en su territorio para lo cual en el año 2011 realizaron algunas acciones para tender el problema recibieron capacitación, diseñaron e instalaron parcelas de prueba para experimentar sistemas eficientes para riego de emergencia y más tarde en el año 2012 instalaron un sistema de riego por aspersión en 7 parcelas individuales mediante aspersores. También se ocuparon de la falta de dispositivos para almacenar agua en las viviendas, construyendo 10 pilas mejoradas.

Dada su alto nivel de organización decidieron constituir una cooperativa recién constituida denominada “Delfino Solorio”, con el propósito de contribuir a la economía de la comunidad.

 
Grupo Balsas A.C 2011 | José Nicolás de Michelena #41-B, Morelia, Mich.   Contacto +52 (443) 2.74.39.12